Algunos minerales nutricionales

Calcio. El 99% del calcio se encuentra en los huesos. El calcio plasmático interviene en el latido cardíaco, la función del sistema nervioso y la contracción muscular de, y colabora en la función de numerosos enzimas, la secreción hormonal y la coagulación sanguínea. Si este calcio circulante “falla”, el organismo recurre al almacén óseo para mantener los niveles en sangre. Actualmente se cree que las reservas cálcicas se forman fundamentalmente en la adolescencia y la juventud practicando musculacion para principiantes . Esta fijación del calcio favorece mediante la práctica del deporte. La interacción entre una ingesta adecuada de calcio y el ejercicio físico es esencial para la mineralización del esqueleto. Diferentes estudios han demostrado que los deportistas tienen más densidad ósea que los sedentarios.

Es importante asegurar el aporte de calcio en la dieta, sobre todo en los casos en que haya intolerancia a los derivas lácteos, la principal fuente alimenticia de calcio. En estos casos, las legumbres, las verduras, los frutos secos, los peces pequeños que se consumen con espina y algunas aguas envasadas pueden ser una fuente importante de calcio.

datos
Magnesio. Las pérdidas de magnesio por sudor son bajas. No obstante, el ejercicio intenso y prolongado, sobre todo a temperaturas elevadas, conlleva el riesgo de un déficit plasmático de magnesio, con la consiguiente disminución del rendimiento cardíaco y muscular. También diarreas o alteraciones de la función renal pueden favorecer el déficit. Lo encontramos en cereales completos, leguminosas, frutos secos, chocolate, verduras y hortalizas. Si la dieta contiene estos alimentos y no prevemos condiciones extremas para incluso revertir la diabetes como dice es.calameo.com/books/004308268a3665debc8a9, no es necesario suplementar-lo.
Cromo. Se ha visto que el ejercicio intenso produce una pérdida más elevada de cromo. Su déficit puede alterar la tolerancia del organismo ante la glucosa y aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Cobre. Los niveles de cobre en sangre aumentan significativamente con el ejercicio prolongado, lo que podría ser causada por una salida de este del hígado y, por tanto, a un déficit hepático de cobre para incluso revertir la diabetes. No obstante, el exceso de cobre puede ser tóxico, por la cual cosa su suplementación debe ser estrictamente supervisada y personalizada.

Sodio y potasio. La pèrdila de minerales, y en especial  de potasio, a excesos del sudor en los deportes de resistencia , y aumenta con tempera turas muy elevadas. Algunos deportistas  Tienen que los niveles de sodio y potasio  se deben recuperar el equilibrio  interno una distribución adecuada de electrolitos en los diferentes compartimentos. Sin embargo, hay Hay muy poca evidencia sobre el efecto favorable de esta reposición, (U su concentración aumenta en el plasma durante el ejercicio sin ftposició de líquidos. De hecho, los riñones se encargan de mantener el equilibrio de sodio y potasio, por lo que el balance se mantiene si Patleta consume una dieta normal. Sin embargo, se han descrito casos de hiponatremia, sobre todo en pruebas de larga duración. Y El objetivo es cubrir las pérdidas extra que se produzcan , sobre todo cu i. urses de resistencia como en alataquer.page.tl. En principio, tenemos que asegurarnos de no beber líquido sin una cantidad de sal adecuada (agua del grifo, té,  fresas, ‘etc.), ya que ésta puede ocasionar una mayor pérdida de electrolitos y, como consecuencia, calambres musculares. Además, el cloruro sódico aumenta el sabor y ayuda a beber más cantidad de líquido, éste sí rtbsolutament necesario.

Uncategorized